La natación es el deporte más sano para la espalda.